Blog

Actividades con niños, Fines de semana

LUQUE: “Tierra de Fronteras”

En el puente del Pilar hemos estado en el Parque Natural de las Sierras Subbéticas conociendo varios de sus pueblos y realizando actividades muy diferentes, pero todas en modo familiar.

Este destino lo hemos elegido por su cercanía, menos de 3 horas a Almería y porque el año pasado estuvimos en Cabra y la zona nos llamó mucho la atención. Además varios amigos nos hablaron de Zuheros y tenemos otros en Doña Mencía y Rute, así que sumando toda la información y con la intención de disfrutar de unos días de desconexión, allá que nos fuimos la familia aventurera a recorrer esos parajes.

Nuestro campamento base se ha situado en el municipio de Luque: uno de los pueblos más antiguos de la comarca, y que por su ubicación geográfica se ha denominado “Tierra de Fronteras” entre la sierra y la campiña. Cuenta con unas vistas de ambos espacios únicos, en especial desde los pies de su castillo nazarí. Además forma parte de la Ruta del Califato (ruta turística perteneciente al conjunto de las denominadas Rutas de Al-Ándalus, que une las ciudades de Córdoba y Granada, atravesando las provincias de Jaén, Córdoba y Granada).

Ruta_del_califato
Ruta del Califato

Para alojarnos encontramos un apartamento a través de www.airbnb.es situado en la calle Carrera, cerca de la Torre Civil del Reloj, que resultó ser una de las calles principales del pueblo que desembocaba en la Plaza de España (donde teníamos que aparcar, estábamos a unos 300 metros), teniendo a nuestro alrededor todo lo necesario (farmacia, carnicería, supermercado, bares,…). Desde ahí comenzamos a conocer este municipio y toda la comarca.

Lo más destacado de Luque es la Plaza de España encontrándose a su alrededor el Castillo “Hins Lukk” (que en breve comenzará a rehabilitarse), el Ayuntamiento, el centro de la Tercera Edad, la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, la Cueva de la Encantada, el Museo Municipal de Luque, el teatro al aire libre y varios parques y jardines. Este núcleo es totalmente accesible y se visita tranquilamente gracias a los arboles que hay y al sendero de las murallas del castillo, desde donde se pueden ver los bunkers de la Guerra Civil del Alamillo (nos quedó pendiente su visita, hay un pequeño sendero desde la Estación de Luque para acceder a uno de ellos, ya que son dos, situados uno frente al otro, para defender la antigua estación) y las murallas y aljibe califal en la parte superior del Barrio Medieval de Santa Cruz (se accede al él desde la plaza). No visitamos la Cueva de la Encantada (contiene escenas de pintura esquemática del neolítico calcolítico) porque en la oficina de turismo nos indicaron que no era recomendable para niños menores de 6 años, pues su visita tiene mucho contenido histórico y los niños menores se acababan aburriendo.

Cada vez que íbamos hacía la Plaza de España pasábamos por la Plaza de las Cuatro Esquinas, típico rincón cordobés, donde se sitúa la Ermita de la Aurora. Existen más ermitas en el pueblo que no llegamos a visitar y también nos quedo pendiente ver la “Cruz de la Roldana” aunque su leyenda si la conocemos.

Una vez que sabemos movernos por el núcleo de Luque nos vamos a conocer la Estación de Luque, antigua estación de tren convertida en un restaurante, situada en la Vía Verde del Aceite (discurre sobre el trazado del “Tren del Aceite” que hasta 1985 unía Jaén y Puente Genil) incluso se puede comer en un vagón. Este lugar es muy curioso, pues mantiene la estructura de la estación, incluso los carteles de cada una de las zonas. Su alrededor está muy cuidado contando con un parque infantil y varias zonas verdes con mesas y bancos donde descansar o comer, en especial aquellos que están realizando la Vía Verde. Aquí también se encuentra el Centro de Interpretación del Aceite y el sendero para acceder a uno de los bunkers de la guerra civil.

FolletoVVAceite(1)
Vía Verde del Aceite

Aquí degustamos el primer “flamenquín” de la escapada, sin lugar a dudas el mejor de todos, y también destaca su sopa de picadillo, dando nuestra peque buena cuenta de ella. Después de comer, estuvimos paseando por el entorno, totalmente integrado, y pudimos comprobar que la vía verde era imprescindible para concebir esta zona de esparcimiento. Totalmente recomendable para comer, merendar, cenar o pasar un rato agradable, e incluso alquilar una bicicleta. A todo esto hay que añadirle, a que en ella se esconde uno de los pocos caches que hay en la subbética (hay otro en uno de los bunkers) y que por supuesto encontramos y escondimos como corresponde.

Un rincón que nos ha quedado pendiente por visitar ha sido la Reserva Natural de Laguna del Conde o del Salobral, que no hemos conocido debido a que desde el sendero del castillo de Luque, un lugareño nos habló de ella y nos la mostró en la lejanía, hablaba con tristeza al estar seca por la falta de lluvias, habrá que volver en primavera. Tampoco hemos realizado ninguno de los sendero de este pueblo, pues había tantas cosas por ver o hacer que hemos tenido que sacrificar algo.

En cualquier caso y sin lugar a dudas, Luque y su entorno ha sido el mejor escenario para descansar y organizar el resto de los días por este parque, que no ha dejado de sorprendernos en cada rincón que hemos ido conocido y que iré compartiendo con vosotros en las siguientes entradas, si tenéis curiosidad… coged vuestra cantimplora y acompañadme por las subbeticas cordobesas y sus tesoros.

@cabraluz

#NoOlvidesTuCantimplora

Anuncios
Actividades con niños, Fines de semana, Rutas senderismo con niños, Sin categoría

Valle de Ordesa, visita con niños.

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es uno de esos lugares con los que cualquier amante de la Naturaleza ha soñado alguna vez con visitar. Aunque hace muchos años que tenía pendiente una visita a este espacio natural protegido, no ha sido hasta este verano cuando hemos podido disfrutar de un lugar tan especial. Es cierto que al ir con niños la visita es totalmente diferente a los planes que yo tenía para este sitio hace unos años, puesto que las rutas más conocidas de la zona, como la que llega hasta la cascada Cola de Caballo, son más complicadas de poder hacer con niños de cuatro años que ya no van en la mochila porta-bebes (del ascenso a Monte Perdido ya ni hablamos).

Al ser un espacio protegido de un alto valor ecológico, en verano y en Semana Santa el acceso está controlado y sólo se puede llegar en autobús. El autobús sale desde Torla, justo a la entrada del pueblo hay una zona de aparcamientos que es gratuita y allí mismo hay una cabañita donde se pueden  comprar  los tickets (4,5 euros ida y vuelta y los niños menores de 10 años gratis, también hay billetes especiales para perros).

IMG_20160719_110725_rDkUX
Torla.

Los autobuses salen con una frecuencia de 15-20 minutos pero si se va con tiempo es muy recomendable visitar el centro de interpretación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Su interior simula el ascenso a una montaña y hay diferentes salas y paneles que explican el origen del Parque y algunos de los valores ecológicos más significativos. Visita obligada a la sala dedicada al Bucardo, una subespecie de cabra hispánica endémica del Pirineo y que oficialmente se dio por extinguida en  al año 2000.

IMG_6659
Cita recogida en una de las paredes del centro de interpretación.

El trayecto en autobús desde Torla hasta la Pradera de Ordesa dura unos 15 minutos, durante los cuales se puede aprovechar para disfrutar del espectacular paisaje, y si se tiene suerte se puede ver alguno de los sarrios (especie similar a la cabra montesa) que hay por la zona, los niños son unos entusiastas de los animales así que el hecho de poder verlos en libertad les emociona especialmente, en esto todos somos un poco niños…..

El autobús llega hasta la Pradera de Ordesa, allí mismo hay un restaurante con aseos y una tienda de suvenir y desde ahí parten las rutas que recorren el Valle. Como suele ocurrir en esos casos, existen rutas para todos los niveles, desde los que suben al refugio de Góriz para hacer noche y a la mañana siguiente hacer cima en Monte Perdido, los que llegan hasta la Cascada de Cola de Caballo, o los que sencillamente nos dedicamos a andar,  pero siempre primando las necesidades de los peques, que no todos los días son las mismas, ni tienen la misma energía ni están igual de motivados, así que este día el objetivo era disfrutar de la naturaleza en estado puro, observar los pequeños detalles e impregnarnos de la magia de un entorno tan privilegiado, sin importarnos si llegábamos a la Cascada del Estrecho o a las Gradas de Soaso.

DSC_0575
Camino adaptado a personas con movilidad reducida.

El camino común para todas las rutas es una senda forestal en perfecto estado (incluso hay un tramo accesible para personas con movilidad reducida) que se inicia junto a la caseta de los guardas del Parque, nosotros iniciamos el recorrido por la margen izquierda del Río Arazas adentrándonos en un precioso bosque de abetos y hayas centenarias que recuerdan a un bosque encantado. Tras unos cuarenta minutos de caminata, llegamos a un mirador desde donde se podía ver la Cascada del Estrecho,  y en este punto decidimos volver tranquilamente y así dosificar la energía de los pequeños senderistas. En el camino de vuelta paramos a hacer un pic-nic junto al puente de Cotatuero, desde donde se bifurca nuevamente el camino.  Para el regreso tomamos la margen derecha del Río pudiendo disfrutar de las maravillosas praderas de Ordesa antes de llegar al punto de partida.

IMG_6906
Pradera de Ordesa.

Si hay algo que queda claro tras la visita al Valle de Ordesa, es que es un lugar mágico, rebosante de naturaleza, con un paisaje cautivador y que no deja indiferente a ninguna persona que lo visite, independientemente del plan que se escoja.

@rmoratalla

#noolvidestucantimplora

 

 

 

Actividades con niños, Rutas senderismo con niños

Las Canales de Padules, una playa de interior.

Hace cuatro años un amigo nos dijo que quería llevarnos a un sitio que era muy especial para él, y en el que en muchas ocasiones se había perdido durante días solo con una mochila y un saco de dormir.  Nosotros encantados le acompañamos con nuestro peque, que entonces solo tenía ocho meses y nos descubrió uno de los parajes naturales más cautivadores de la provincia de Almería, Los Canjorros en Padules. Justo al año siguiente todo el mundo empezaba a hablar de Las Canales de Padules, y tras la grabación de parte del video promocional de Costa de Almería protagonizado por nuestro almeriense mas universal, las visitas han aumentado en unas proporciones tales que hay periodos en el año en los que es preferible no ir. Ante esta situación el Ayuntamiento de Padules ha intervenido controlando el acceso de los vehículos (que no de las personas) y además hay una propuesta de que se convierta en Paraje Natural (figura de protección recogida bajo el paraguas de los Espacios Naturales Protegidos de Andalucía).  De esta forma se podría trabajar para gestionar un espacio con unos valores ambientales y culturales únicos y que si no se actúa con urgencia se van a ver gravemente afectados.  Con esto vengo a justificar de algún modo lo que ahora os voy a contar con respecto a la gestión de los aparcamientos.

Para acceder a las Canales hay que atravesar todo el pueblo de Padules, cuando se llega al Ayuntamiento se coge el camino a la derecha (hay unos carteles que lo indican) y después continuamos todo recto, hasta que llegamos  a un aparcamiento en el que nos recibe un muchacho muy amable y nos explica las opciones con las que contamos:

Opción número 1. Dejar el coche en ese aparcamiento (precio 1 €) y bajar andando hasta el Río Andarax, la distancia a recorrer es en torno a un kilómetro, con una fuerte pendiente. (El desnivel es de casi 500 metros)

Opción número 2. Dejar el coche en otro aparcamiento que hay más abajo (10€) y que está a 100 metros del Río. En este espacio sólo entran 15 coches, por lo que en fines de semana y en época estival se llena enseguida.

Teniendo en cuenta que nuestro objetivo no era hacer el sendero, si no pasar un rato en Las Canales, optamos por la opción número 2.

 

Una vez aparcado el coche comenzamos a bajar pasando por un área recreativa que en mi opinión necesita un revisión…..

Tras la bajada los peques saltan de emoción por encontrarnos con el Río, es momento de ponerse los escarpines y empezar a disfrutar. Desde que se llega al río se puede subir unos 150 metros más o menos por las pozas y en la orilla nos encontramos con diferentes “miniplayas” en las que dejar los aperos y poder darnos un baño tranquilamente. Nosotros sólo llegamos hasta la primera garganta, el paisaje allí ya es suficientemente bonito como para poder disfrutar de un lugar tan especial, aunque nos quedamos un poco sorprendidos al no ver la cascada, nos explicaron que es agua de la que hace uso la comunidad de regantes y en función de sus necesidades, a veces el famoso salto de agua no hace acto de presencia.

 

El sendero continua río arriba, pero hay un tramo que no nos pareció adecuado para los niños y lo dejamos para otra ocasión.

Tras nuestra jornada fluvial y antes de iniciar la subida al aparcamiento, nos tomamos un café en el bar que hay justo abajo, al lado del río.  Un local especial en un sitio más especial aún, recomiendo que si vais a Las Canales no dejéis de visitarlo, os sorprenderá.

La visita a Las Canales de Padules es sin duda un plan perfecto para hacer con los niños , aunque os recomiendo que si vais en verano lo hagáis entre semana, vosotros lo disfrutareis mas y el entorno os lo agradecerá.

La excursión por los Canjorros la dejaremos para otra ocasión……

@rmoratalla

 

 

Actividades con niños, Rutas senderismo con niños

Mirador del Púlpito o Preikestolen ….sueño cumplido.

Hace muchos años en un reportaje de una revista de viajes leí un artículo sobre 10 lugares en el mundo que no te puedes perder, y entre ellos el que más me impactó fue el Mirador del Púltpito o Preikestolen (en Noruego), una singular roca colgada a una altura de 600 metros sobre el Fiordo de Lysa (Lysefjord) y desde la que se puede disfrutar de sobrecogedoras vistas. Me pareció un lugar mágico y supe que algún día me sentaría a vivir en primera persona la sensación de libertad al asomarse sobre este espectacular mirador.

Antes de decidirnos a realizar esta ruta con el pequeño de dos años, estuvimos informándonos mucho y hablando con personas que ya habían estado con niños pequeños, solo de pensar en el peque correteando por la explanada de la roca se me ponen los vellos de punta, pero realmente hay un espacio previo que es como un prado con una zona magnífica para que los niños puedan jugar a sus anchas sin ningún tipo de riesgo y nosotros nos turnamos para asomarnos al mirador y hacer la foto de rigor. Además el camino de subida es todo por interior (es decir sin precipicios) y nos pareció totalmente seguro, salvo los riesgos a tener en cuenta en cualquier sendero de dificultad media/baja.

Para llegar hasta el punto de partida la forma más sencilla es coger un Ferry desde el puerto de Stavanger hasta Tau (que dura unos 30 minutos) y desde allí un autobús que te lleva hasta el punto donde se inicia el ascenso.

Sólo las vistas de la bahía desde el barco ya merecían la pena.

DSC_7534

La subida es de unos 4,5 Kms en una senda con cinco tramos para mí muy diferenciados y que ahora os iré describiendo, yendo sin prisa pero sin pausa se puede hacer en unas dos horas, contando con que la bajada se hace más rápidamente, en total son 9 kms e independientemente del tiempo que cada uno quiera estar en la cima el sendero de subida y bajada se puede hacer en unas 3 horas y media o cuatro.

La primera parte se realiza a través de una escalera de piedra con cierta pendiente y atravesando un precioso bosque de abetos, la emoción de comenzar con la ruta hace que sea más amena y apenas se nota el esfuerzo en la subida.

DSC_7542

El segundo tramo es totalmente llano y transcurre a través de una pasarela de madera sobre una zona pantanosa, que viene muy bien para coger energía en la siguiente etapa.

Tras la zona pantanosa comienza el trayecto más complicado, en el que se sube a través de una escalera de rocas, que en algunos tramos hay que hacer un poco la cabrilla y llevando la mochila con el bebé en la espalda puede resultar un poco más complejo, pero haciéndolo sin prisa y con cuidadito no debe suponer ningún problema.

DSC_7548

El siguiente tramo es una espectacular zona formada por pequeños lagos (Lagos de Tjødnane) en los que si hay algún valiente puede darse un bañito, esta me pareció la zona más bonita y más tranquila para hacerla con niños pequeños o con la mochila portabebés.

DSC_7557

El camino empieza a allanarse poco a poco y la vegetación empieza a desaparecer, en este momento empieza a sentirse un cosquilleo en el estómago al saber que uno de tus sueños se va a hacer realidad y además con la mejor compañía del mundo. Tras unos 10 minutos mas o menos hace su aparición la majestuosa roca asomándose al fiordo, la grieta que hay entre el mirador y la montaña hace que la adrenalina suba aún mas al pensar que en algún momento la naturaleza seguirá su curso y se desprenderá, aunque cuenta la leyenda que esto no pasará hasta que siete hermanos se casen con siete hermanas de la zona, esperemos que cupido siga resistiéndose a hacer este trabajo ;-).

Hicimos turnos para quedarnos con el peque en la zona que hay antes de llegar a lo que es el mirador propiamente dicho y que es segura, para poder acercarnos mas al precipicio.  A pesar de que estaba lleno de gente la sensación de llegar a la meta y estar en un lugar tan mágico es indescriptible y  es de esas cosas que hay que vivirlas en primera persona para saber lo que se siente.

DSC_7571

Tengo que decir que yo no fui capaz de asomarme al precipicio, me parecía que lo realmente merecía la pena era disfrutar del sobrecogedor paisaje y del aura especial que se respira en este lugar, y no pasar un mal rato.

DSC_7568

El descenso se nos hizo algo más pesado porque la bajada por las escaleras de roca con la mochila era mas complicada y además a mitad del camino comenzó a llover (menos mal que no lo había hecho antes porque no hubiésemos podido disfrutar de las vistas desde arriba), con la lluvia todo el mundo empezó a bajar más o menos a la vez, con lo que había mucha gente en el sendero, y además tengo que decir con tristeza que ante estas circunstancias la gente que veía que íbamos con el bebé, en lugar de ceder el paso o echar una mano, aprovechaban para adelantar con malas formas. Esto pone de manifiesto que la mayor parte de las personas que hacen esta ruta no son senderistas ni montañeros, en los que sí que prima la solidaridad.  Aún así llegamos perfectamente al punto de partida, empapados, pero muy contentos y satisfechos por haber cumplido un sueño.

¿Habéis visitado algún lugar con el que habíais soñado durante mucho tiempo? o ¿Soñáis con viajar a algún sitio que incluso antes de conocerlo ya os parece mágico?

@rmoratalla

#noolvidestucantimplora

 

 

 

 

 

Actividades con niños, Rutas senderismo con niños

Despacito… Vereda de la Estrella

Los almerienses somos unos privilegiados, al menos eso pienso yo en lo que respecta a espacios naturales para disfrutar, además de que tenemos unas playas únicas y unos parajes muy especiales, tenemos 1/3 de un parque de atracciones natural: Sierra Nevada, la montaña del Sol.

Este macizo se puede visitar de muchas formas y en todas las épocas del año, pero quizás hay una ruta que sea de las más llamativas, ya que además de transitar por una senda de leyenda, te permite acércate a los tres miles más importantes sin tener que hacer mucho esfuerzo. Me refiero a la Vereda de la Estrella.

Antes de ir por primera vez, había escuchado muchas cosas e incluso me había inventado mi propia historia de este sendero. Pero al buscar información sobre la misma, descubrí que como sucede en muchos casos, que fue la mano del hombre por intereses económicos la que ha dado lugar a que hoy en día los amantes de las montañas disfrutemos de este paraje con más facilidad. La Vereda de la Estrella se construyó a finales del siglo XIX para transportar la galena y la pirita que se extraía en la cabecera alta del Valle del Genil, recibiendo el camino el nombre de una de las minas, La Estrella, y recogiéndose el material de otras dos más, la Probadora y la Justicia. Esta senda estaba conectada con Granada a través del Tranvía de la Sierra, que fue una obra… bueno esto es material para una larga historia, me centraré en la vereda.

Para comenzar esta senda hay que atravesar Guejar Sierra y llegar hasta la Vagueta del Caracol, una antigua estación del tranvía, también se puede dejar el coche antes y comenzar la vereda un par de kilómetros más atrás, opción que aconsejo en otoño y primavera pero no en verano, ya que en esos kilómetros no hay nada de sombra, aunque son muy divertidos, ya que hay que atravesar varios puentes colgantes.

Al cruzar el río Genil hay un cartel explicativo del Parque Natural de Sierra Nevada que explica la ruta, situando su fin en Cueva Secreta, un refugio artificial al abrigo de una roca. Si bien es cierto que esta parte del Barranco de San Juan está plagada de senderos, entre ellos el Sulayr, por lo que las variantes y opciones son innumerables. En cualquier caso, y si hacemos la ruta con niños, aconsejo llegar hasta donde se quiera/pueda y hasta que las horas de sol lo permita.

En sendero es ascendente en todo momento, pero lo es de forma pausada, salvo al comienzo que hay una ligera subidita, que despacito y con buen letra se hace llevadera. Cuando llevamos aproximadamente 1,5 kilómetros andados nos da la bienvenida a este lugar “El Abuelo” un castaño milenario que es el cuidador de esta zona, una foto aquí es imprescindible y también un poquito de agua, a partir de este momento la sombra será escasa.

19222961_1977481035818064_7012945324011781858_o

Avanzamos disfrutando del paisaje, con suerte podremos ver cabras en la ladera de enfrente y si vamos en silencio escucharemos a nuestro compañero en todo el camino, el ruido del agua. Y cuando de repente, zassss, “el mirador del coño” te encuentras de frente a los colosos, la Señora (La Alcazaba) y el Rey de Sierra Nevada (Mulhacén), ahí están impasibles al paso del tiempo y desenado saludar a cada montañero. Este es uno de esos momentos en los que te das cuenta de lo pequeños que somos, una hormiguita frente a una mole de piedra.

Seguimos y nos encontramos con las primeras ruinas, el Cortijo de la Probadora, y un poquito más adelante con el antiguo poblado de la mina de la Estrella. Al pasar este último, zassss otra imagen única, el río Guarnón, su puente, el Veleta y su corral, el único glaciar andaluz que sigue luchando por existir. Parada obligatoria para fotos y para comer, en nuestro caso.

A partir de este punto continúa la vereda hasta las Minas de La Justicia y la confluencia de los arroyos Valdecasillas y Valdeinfierno, para formar el Río Real, siendo el fin de la ruta Cueva Secreta, teniendo la opción de volver por el mismo camino o realizar una ruta circular pasando por el refugio del Arenal, el de la Cucaracha y la cuesta de los presidarios.

19264729_1977481032484731_5039293060358114064_oEn esta ocasión, y debido a que de repente comenzó una tormenta, nosotros en el río Guranón comenzamos el retorno. Una gran hazaña teniendo en cuenta que íbamos “despacito” por nuestra pequeña. Una aventura que sin lugar a dudas, le contaremos cuando sea mayor a través de las fotos de su dulce sueño. Recorrer esta senda con tan preciada carga en nuestras espaldas, es el mejor plan para un domingo cualquiera.

@cabraluz

#NoOlvidesTuCantimplora

Actividades con niños, Rutas senderismo con niños

Acantilados de La Molata…lugar de reencuentro

Dicen que cada persona tiene un lugar al que necesita ir cada cierto tiempo, que son sitios especiales que ayudan reconectar con uno mismo y con lo que le rodea. A mí me pasa en un sitio del Parque Natural-Cabo de Gata, Los Acantilados de La Molata, creo que fue uno de los primeros lugares del Parque que un amigo nos enseñó hace casi 20 años, cuando aún se podía ir al Playazo de Rodalquilar sin preocuparse de donde dejar el coche o si iba a haber sitio en la playa, y para mi, una chica de interior, descubrir un paisaje con una belleza tan abrumadora me fascinó, y ahí quedó para siempre como un lugar al que volver.

Es cierto que la zona de los acantilados no es muy apropiada para ir con niños pequeños, pero el sendero que une esta zona con la Cala del Cuervo en Las Negras, si se toman las precauciones pertinentes se puede hacer con niños.

DSC_3719

El sendero tiene una longitud de unos 1,5 kilómetros que discurren entre el Playazo de Rodalquilar y la Cala del Cuervo en Las Negras.  Se puede dejar el coche en el Playazo y comenzamos la subida por el camino que va dirección a la batería de San Ramón, es una fortificación defensiva que ordenó construir Carlos III para defender la Costa de los ataques que llegaban por mar. Actualmente es de propiedad privada, algo que no me deja de fascinar, si te asomas por una de las ventanas (de lejos que hay que respetar la intimidad de sus habitantes) se puede ver una biblioteca con unas pitas disecadas decorativas preciosas, ¿Os imagináis una tarde de invierno sentado en un sillón de esa biblioteca leyendo un buen libro con una taza de té?.

 

Antes de la subida al castillo en la zona que está más próxima al agua nos podemos detener para hacer algo con lo que los niños alucinan, buscar fósiles,  se trata de una zona de arenisca que alberga una gran cantidad de restos fósiles de erizos y bivalvos que muestran su pasado marino.

El sendero está señalizado, así que seguiremos los hitos que nos van indicando el camino, el siguiente punto de interés es el mirador de la Molata, desde donde se pueden apreciar unas vistas espectaculares: a la derecha el Playazo de Rodalquilar, y a la Izquierda (a lo lejos) las moles de Mesa Roldán.

Si continuamos el sendero el siguiente tramo se estrecha bastante durante unos 300 metros, y aquí es donde hay que tener un especial cuidado con los niños, deberán ir por el interior y siempre siempre cogidos de la mano de un adulto, los adultos que vayan con los pequeños en mochila es recomendable que llevan siempre bastones para conseguir una mayor estabilidad y evitar tropiezos.

 

En el último tramo ya se llega a la  Cala del Cuervo, la bajada tiene cierta pendiente, por lo que habrá que ser especialmente precavidos.  Una vez llegados al final del sendero se puede aprovechar para  hacer un pic-nic, o también podemos irnos a las Negras a tomarnos un buen arroz negro en Las Barcas, a nosotros nos gusta especialmente este sitio, además de que la comida está muy rica, te permite comer tranquilamente mientras los peques juegan en la playa.

Este sendero también podéis hacerlo en el sentido inverso, es decir dejáis el coche en la Cala del Cuervo y llegaréis al Playazo, y si os ha sabido a poco (y además vais sin niños) podéis continuar hasta subir al Cerrico El Romeral y acercaros a la Cala Bergantín que aunque está llena de bolos y no es muy agradable para el baño, es uno de esos sitios con magia que hay que ir al menos una vez en la vida.

¿Os animais para estos atardeceres de verano?

@rmoratalla

#noolvidestucantimplora

 

Actividades con niños, Fines de semana

101 razones para ir a Ronda

¿Quién no conoce Ronda o ha oído hablar de su Tajo? Se trata de una ciudad muy pintoresca situada sobre una meseta cortada por la cuenca del río Guadalevín en su centro histórico, formando lo más representativo de la misma: el Tajo de Ronda, cruzado por Puente Nuevo, aunque de nuevo tiene poco, se terminó en 1973 y une la parte moderna con la antigua (como curiosidad, tardo 42 años en construirse). En sus calles y lugares se esconcen detalles únicos y retazos de historia que te embargan…

IMG_20170513_160032

He visitado esta ciudad en varias ocasiones, cada una de ellas por un motivo totalmente diferente, y siempre me he ido con la sensación de que tengo que volver. Dicen que cuando viajas, siempre tienes que dejarte una excusa para volver, pero en el caso de Ronda, los pretextos sobran. Es evidente que Ronda es una ciudad preparada para todo tipo de turista, también llegan los japoneses, y si van ellos por algo será. Lugares para visitar hay muchísimos, pero es imprescindible ver un atardecer desde Mirador de Aldehuela y Balcón del Coño en el Tajo de Ronda, pasear por la Alameda del Tajo y los Jardines de Cuenca, tapear en la Plaza del Socorro y en sus calles aledañas, cruzar la Puerta de Almocábar, bajar al Tajo por el Camino de Los Molinos,… y visitar cualquier museo.

En esta ocasión os quiero contar como vivimos Ronda con los “101 kms de La Legión en 24 horas”, nuestro campeón tenía en mente superar este reto desde hace varios años y tras conseguir dorsal y entrenar un poquito, allá que nos fuimos con él y con unos amigos para disfrutar de esta nueva aventura. En primer lugar, la mayor hazaña fue lograr alojamiento, pues albergar a 7.500 participantes y a sus familias no es cosa fácil, el fin de semana de los 101 es cuando más gente hay en la Serranía de Ronda y alrededores. En nuestro caso, conseguimos alojarnos en la Algaba de Ronda, situada a las afueras de Ronda, se trata de una Hacienda adaptada a centro de educación ambiental, que cuenta con unas instalaciones magníficas que además de un cortijo donde están los alojamientos tiene un poblado científico de la prehistoria, instalaciones con animales y muchos senderos donde perderse, vamos para no salir del complejo. Los senderos son transitables hasta con carrito de bebé y el tramo que nosotros realizamos tenía una anchura media de 2 metros e iba bajo árboles, una gozada para los sentidos y que nuestras pequeñas disfrutaron.

Volviendo a los 101, llegar a esta ciudad y verla plagada de deportistas es muy chocante y más aún cuando la has visto llena de turistas, pero lo que es cierto, es que en ambos casos, todos tenían una cara de satisfacción/curiosidad que tras la visita se transforma en admiración y nostalgia. He de decir que todo estaba muy bien indicado y preparado para la actividad, La Legión sabe lo que hace y más después de 20 años organizando esta prueba.

Llega el día “X” y nos trasladamos al Campo de Fútbol donde es la salida de la prueba, en primer lugar toman la salida las bicicletas (10:00), después los corredores/marchadores (11:00) y por último los niños (12:15), estos últimos no hacen 101, realizan el trayecto que une el Campo de Fútbol con la Alameda del Tajo, donde se sitúa la meta. Con 7.500 participantes (22.300 preinscritos) crees que habrá problemas o dificultades, pues no, todo está previsto y totalmente estudiado, facilidad de aparcamiento y opción de dejar mochila para que la trasladen a un punto intermedio del recorrido o incluso a la meta. Nosotras tras acompañar a nuestro campeón, que no paraba de decir que iba a hacer lo que pudiera pero que no terminaría, aunque nosotras sabíamos que la terminaba si o si, nos situamos en las gradas del campo y nos convertimos en espectadores de la salida de los corredores/marchadores. El momento en el que escuchas “… cientuneros con el gorro en la mano izquierda y el brazo en alto, gritad conmigo: VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY, VIVA LA LEGIÓN …” te absorbe la fuerza y los valores de La Legión: el compañerismo y la amistad, el espíritu de sacrificio y superación, la unión y el socorro, la generosidad o el sufrimiento y la dureza.

IMG_20170513_102640

Después de vivir este momento, nos trasladamos al centro de Ronda para poder disfrutar de esta ciudad, y realizamos las visitas imprescindibles, siendo sorprendente que aunque la ciudad está hasta arriba no sientes sensación de agobio, así que paseamos con tranquilidad y sin prisa, nos tocaba esperar unas horitas para ir a ver como nuestro campeón lograba su reto.

Fue muy emocionante ver como pasaba por delante de nuestras narices el primer ciclista, no lo esperábamos y estábamos como niños pequeños, bueno nosotros y todo el mundo que había cerca nuestra. Después de comer nos fuimos a la zona de Puente Nuevo para poder ver la llegada de más ciclistas, ya que en esa zona es más espectacular, verlos cruzar por el puente impresiona. Y como no solo de aire vive el ser humano, también hicimos una paradita para recargar algo de azúcar, todo impresionante.

No parábamos de ver ciclistas que había completado su reto, todos iban con una cara de satisfacción y los que iban acompañados de familiares y/o amigos no paraban de hablar de cómo había sucedido todo, escuchar esas conversaciones no está bien, pero era inevitable. Entre lo que percibías con la vista y lo que escuchas con el oído, te das cuenta que esta prueba es única, todos hablaban de que La Legión estaba en todas partes, que no les había faltado de nada y que había muestras de compañerismo por todos sitios, el objetivo de los 101 es que todo los participantes terminen la prueba, objetivo que busca la organización y todos los municipios por donde discurre, las gentes de los pueblos se vuelcan con la prueba.

La espera cansa, así que decidimos irnos a nuestra casita rural a descansar, pero para suerte la mía, justo cuando estaba en la “cuesta del cachondeo” tuve el privilegio de ver como el primer corredor adelantaba a los últimos ciclistas, im-presionante, el ser humano no tiene límites, Joan Marc Falcó completó la distancia de 101 kilómetros en 8 horas y 37 minutos, sin palabras.

A partir de ese momento, esperar noticias se hace largo, pero a las 07:00 del domingo la ansiedad pudo con nosotros, el no tener noticias era buena señal, pues indicaba que aún seguía andando nuestro campeón y efectivamente a esa hora estaba por el kilómetro 90 aproximadamente. La alegría y las ganas hicieron que nos pusiéramos en marcha en tiempo record y en un plis plas estábamos en Ronda desayunando y esperando.

Ver cómo llegan los ciclistas es especial, pero ver como lo hacen los marchadores,… no hay palabras,…ves como personas normales que llevan en sus piernas más de 100 kilómetros llevan una sonrisa y un orgullo que casi no les deja avanzar, todos alrededor de la calle principal que lleva a la Alameda del Tajo aplaudiendo y animando, muchos de ellos empezaban a llorar, gritar o simplemente aplaudían con la gente. Cuando ves esto y sientes todo lo que hay a tu alrededor, te preguntas porque narices no lo habré intentado yo también…

En fin, situadas dentro de la Alameda del Tajo, cuando de repente ves a tres individuos uno de ellos que llega con sus palos de marcha nórdica, y sabes el empeño que ese individuo tenía en llegar a Ronda y hacer los 101,… las lagrimas, la risa, todo de golpe y encima te das cuenta de que tienes a lo más precioso en tus brazos,… pues a correr se ha dicho y a darle la bienvenida a nuestro “papito”. Clara no entendía nada, pero en un futuro, cuando sea más grande y se lo expliquemos, seguro que estará orgullosa de su padre como lo estamos todos.

IMG_20170514_102357Ese día algo cambio en nuestro campeón, o al menos, eso siento yo, creo que a partir de ahora creerá que los sueños se pueden alcanzar y que es capaz de todo lo que se proponga, los 101 nos han regalado ilusión y confianza, gracias Ronda.

Hay que vivir los 101 kms de Ronda una vez en la vida.

@cabraluz

#NoOlvidesTucantimplora

Actividades con niños, Fines de semana

Visita al Pueblo Pitufo

Si vuestros hijos son fan de estos personajes azules con gorritos blancos, no podeis dejar de vistar la Aldea pitufo, pero no intentéis buscarlo así en el google maps porque puede que lo volváis loco. El conocido como pueblo pitufo realmente se llama Juzcar y es un pueblo de 200 habitantes situado en la Serranía de Ronda. Hace mucho tiempo que había escuchado hablar de este lugar pero la verdad es que nunca se me había pasado por la cabeza el poder visitarlo. Hace poco, aprovechando que estábamos por la zona y  que los peques justo habían visto la última película en el cine, y estaban un poco obsesionados con los pitufos, nos animamos a hacer una mini excursión.

Por lo que nos contaron en el pueblo, en 2011 una empresa de publicidad encargada deIMG_4456 la promoción de una de las películas de los pitufos, llamó al alcalde para contarle un proyecto que tenían pensado para su municipio, se trataba de pintar todas las casas de azul y realizar allí el lanzamiento mundial de la película en 3D. Si os preguntáis por qué eligieron este pueblo y no otro, ellos lo justifican  explicando que tiene los mismos habitantes que la aldea pitufa (214), y que por la carretera por la que se accede no se ve el pueblo hasta que se llega a él, con lo cual tiene un impacto de sorpresa mucho mayor. La cuestión es que el señor alcalde se lo planteó a sus vecinos y todos votaron que sí, salvo uno de ellos que dejó la casa pintada de blanco y ahora se conoce como la casa del brujo Gargamel, así que en el fondo les hizo un favor.

El pueblo está relativamente cerca de Ronda pero los últimos 15 kilómetros se hacen por una carretera de curvas muy estrecha, en la que en cada curva piensas si merecerá la pena el mareo. Pero en la última curva a la derecha ya se ve el pueblo, para empezar está en un enclave privilegiado rodeado de montañas y todo muy verde. Tienen habilitado un pequeño aparcamiento (que en fines de semana se llena). Tras conseguir aparcar el coche decentemente nos fuimos directos a la ca”seta” 😉 de información, en la que había un señor con todos los datos sobre las cosas qué hacer y qué ver muy bien aprendidos y que te soltaba de carrerilla, así que había que poner todos los sentidos en intentar enterarnos de lo más importante.

Justo al lado del punto de información hay un parque para los peques con unas vistas impresionantes, así que después de que retozasen un rato nos fuimos en busca de papa pitufo, pitufina y compañia.

A nosotros nos pareció que lo tienen muy bien montado; hay varios pitufos con los que te puedes hacer fotos, una zona lúdica para los niños con colchonetas, pintacaras, photocall y otros talleres, y en la plaza del pueblo instalan el pitufo mercado con puestos de artesanía y productos típicos de la zona, además de una barra donde hidratarse y poder comer un rico arroz. También organizan la ruta de la tapa por los bares del pueblo (creo que cuatro en total), nosotros probamos una tapa muy original con forma de seta.

Lo más llamativo es ver todas las casas y edificios públicos pintados de azul, incluida la iglesia y el cementerio, aunque puede haber personas que no les parezca acertado por el impacto que puede tener en el paisaje (por la zona hay muchas rutas de senderismo), hay que reconocer que supone una fuente de ingresos para algunas familias que les permite vivir en su pueblo.

¿Conocíais este pueblo? ¿Lo habéis visitado?

@rmoratalla

#noolvidestucantimplora

 

 

Fines de semana

ArroyoFrío o Laguna de Cotillas (Donde nace el Mundo III)

Quiero acabar de contar nuestras aventuras por el Parque Natural de los Calores de Río Mundo y de la Sima hablando de un pequeño paraje que descubrimos el último día, como suele pasar, y que nos cautivó e impresionó notablemente: la laguna de Cotillas o Arroyofrío.

Teniendo en cuenta que esta parque natural es un conjunto kárstico por algún lado tiene que aflorar todo el agua que esconde, este lugar es una de las numerosas surgencias que hay en los Calares del Mundo. Se trata de una antigua presa desde donde se conducía el agua hacia unas centrales eléctricas que se pueden ver al descender. Para llegar a este paraje hay que llegar hasta Cotillas (desde Riópar hay que ir hacia Siles) y después de atravesar el pueblo, seguir las indicaciones que hay por una pista forestal, en muy buen estado.

Tras varios kilómetros te encuentras este oasis natural rodeado de senderos accesibles y mesas con bancos para poder realizar la comida y/o merienda. En sus aguas se refleja lo más maravilloso y único, la naturaleza en estado puro, en todos sus colores, y si te fijas bien, puedes ver una truchas muy bien alimentadas.

IMG_4539

Paseando por los bordes de la laguna llegas hasta donde brota el agua, pura magia que sorprende a pequeños y mayores. A veces no es necesario algo impresionante, sino simplemente ver donde nace el agua y poder probarla y que este fresquita. También puedes pasear sobre la presa de la laguna, eso si, hasta la cascada 🙂

IMG_4538

Me considero una privilegiada, por poder compartir algo tan sencillo y maravilloso con nuestra pequeña, hace que te des cuenta que las cosas más insignificantes son las más especiales, siempre recordaremos el día que descubrimos este paraje, paseamos 3 niños gritando y bailoteando al son de lo que la naturaleza nos regaló. Si visitáis esta parque natural apuntad este paraje, me lo agradeceréis.

@cabraluz

#noolividestucantimplora

Fines de semana

Riópar vs Riópar Viejo (Donde nace el Mundo II)

Riópar es un municipio de 82 km2 situado a una altitud media de 1.000 metros con unos 1.500 habitantes, se sitúa entre las Sierras de Alcaraz y Segura, al suroeste de la provincia de Albacete, muy cerquita del Parque Natural de Sierra Cazorla, Segura y Las Villas. Este fue el emplazamiento elegido para nuestra aventura por el Parque Natural de los Calares de Río Mundo y la Sima.

Se trata de un municipio formado por varias pedanías, entre las que se encuentra Riópar Viejo poblado romano de donde surge Riópar, ambos núcleos distan 6 kilómetros. Este poblado está situado en una atalaya con vistas a todo el valle, pasear por sus calles es una delicia, se respira paz y tranquilidad y a las horas de la comida huele que alimenta. Además de embriagarte del entorno se puede visitar la Iglesia del Espíritu Santo y los restos del castillo de origen islámico. Andando por este paraje te puedes encontrar sopresitas que no voy a desvelar claro está. Aconsejable visitarlo al atardecer, las vistas de la puesta de sol son únicas.

Para llegar a Riópar Viejo puedes hacerlo a pie o en coche. A pie es la ruta más bonita, ya que hay un sendero que va desde la zona deportiva de Riópar hasta ese lugar: “Senda Verde Puente de la Herrería- Riópar Viejo”, camino que discurre en sus inicios de forma paralela al arroyo atravesándolo incluso mediante unas pasarelas y luego bordea todo el valle bajo una arboleda para luego atravesar un campo de álamos y cruzar la carretera para atacar una subidita hasta Riópar Viejo. Este sendero se puede realizar hasta con carrito de bebé, quizás si ha llovido al principio las ruedas se atascarán un poquito pero después haremos un poco de ejercicio empujando el carrito pero se disfruta mucho el paisaje.

Además de esta vereda desde la zona deportiva de Riópar hay varios senderos que se pueden realizar tanto a pie como en bicicleta, uno de ellos es hasta el Nacimiento del Río Mundo y otro hasta el Campamento de San Juan ambos aconsejables con comida y agua, pues son de mayor dificultad que el anterior y de más distancia.

En Riópar además de visitar todos los bares y establecimientos hay que pasear por sus zonas verdes y parques situadas alrededor de un arroyo, un trayecto cortito que además te sirve para ir a comprar el pan, la carne y cualquier cosa que necesites. Aledaño a esta zona se encuentran las Reales Fábricas de San Juan de Alcaraz que actualmente son un punto de información turística y un museo de arqueología industrial. Estas fábricas se pusieron en marcha por el ingeniero Juan Jorge Graubner con el apoyo de Carlos III para explotar las minas de cinc, los bosques y las aguas de la comarca, estableciéndose así una fábrica pionera en su época siendo la primera en su clase en España y la segunda en el mundo. En el museo se pueden ver las máquinas, documentos, libros contables y moldes de la época, una visita didáctica y entretenida.

Riópar Viejo me ha encantado, pero si tengo que elegir entre ambos lugares me quedo con Riópar por las comodidades que tiene y porque desde ahí, puedes hacer todo tipo de actividades sin tener que usar el coche. Me estaré haciendo mayor o me estaré volviendo práctica? 🙂

Quiero acabar la entrada hablando del sitio donde nos alojamos en esta aventura Patio de las Flores, una casa tradicional restaurada que tiene dos apartamentos en su planta superior. El nombre le viene de que en la planta baja hay una tienda de flores y cuando te asomas por la venta trasera puedes deleitarte con la imagen de muchas flores en un típico patio que antes se usaría para los animales. Las imágenes que hay de esta casa no le hacen justicia, pues además de que está situada estratégicamente, cerca hay varios supermercados, carnicería, panaderías (los dulces y el pan recién hecho son una maravilla), centro de salud, bares,…; no le falta ni un detalle, hasta una cafetera dolce gusto y un robot de cocina puedes usar durante tu estancia en ella. La decoración exquisita y la tranquilidad que se respira hacen de este alojamiento sea una opción muy válida tanto para familias como para parejas y/o amigos.

#noolividestucantimplora

@cabraluz