Actividades con niños, Rutas senderismo con niños

Mirador del Púlpito o Preikestolen ….sueño cumplido.

Hace muchos años en un reportaje de una revista de viajes leí un artículo sobre 10 lugares en el mundo que no te puedes perder, y entre ellos el que más me impactó fue el Mirador del Púltpito o Preikestolen (en Noruego), una singular roca colgada a una altura de 600 metros sobre el Fiordo de Lysa (Lysefjord) y desde la que se puede disfrutar de sobrecogedoras vistas. Me pareció un lugar mágico y supe que algún día me sentaría a vivir en primera persona la sensación de libertad al asomarse sobre este espectacular mirador.

Antes de decidirnos a realizar esta ruta con el pequeño de dos años, estuvimos informándonos mucho y hablando con personas que ya habían estado con niños pequeños, solo de pensar en el peque correteando por la explanada de la roca se me ponen los vellos de punta, pero realmente hay un espacio previo que es como un prado con una zona magnífica para que los niños puedan jugar a sus anchas sin ningún tipo de riesgo y nosotros nos turnamos para asomarnos al mirador y hacer la foto de rigor. Además el camino de subida es todo por interior (es decir sin precipicios) y nos pareció totalmente seguro, salvo los riesgos a tener en cuenta en cualquier sendero de dificultad media/baja.

Para llegar hasta el punto de partida la forma más sencilla es coger un Ferry desde el puerto de Stavanger hasta Tau (que dura unos 30 minutos) y desde allí un autobús que te lleva hasta el punto donde se inicia el ascenso.

Sólo las vistas de la bahía desde el barco ya merecían la pena.

DSC_7534

La subida es de unos 4,5 Kms en una senda con cinco tramos para mí muy diferenciados y que ahora os iré describiendo, yendo sin prisa pero sin pausa se puede hacer en unas dos horas, contando con que la bajada se hace más rápidamente, en total son 9 kms e independientemente del tiempo que cada uno quiera estar en la cima el sendero de subida y bajada se puede hacer en unas 3 horas y media o cuatro.

La primera parte se realiza a través de una escalera de piedra con cierta pendiente y atravesando un precioso bosque de abetos, la emoción de comenzar con la ruta hace que sea más amena y apenas se nota el esfuerzo en la subida.

DSC_7542

El segundo tramo es totalmente llano y transcurre a través de una pasarela de madera sobre una zona pantanosa, que viene muy bien para coger energía en la siguiente etapa.

Tras la zona pantanosa comienza el trayecto más complicado, en el que se sube a través de una escalera de rocas, que en algunos tramos hay que hacer un poco la cabrilla y llevando la mochila con el bebé en la espalda puede resultar un poco más complejo, pero haciéndolo sin prisa y con cuidadito no debe suponer ningún problema.

DSC_7548

El siguiente tramo es una espectacular zona formada por pequeños lagos (Lagos de Tjødnane) en los que si hay algún valiente puede darse un bañito, esta me pareció la zona más bonita y más tranquila para hacerla con niños pequeños o con la mochila portabebés.

DSC_7557

El camino empieza a allanarse poco a poco y la vegetación empieza a desaparecer, en este momento empieza a sentirse un cosquilleo en el estómago al saber que uno de tus sueños se va a hacer realidad y además con la mejor compañía del mundo. Tras unos 10 minutos mas o menos hace su aparición la majestuosa roca asomándose al fiordo, la grieta que hay entre el mirador y la montaña hace que la adrenalina suba aún mas al pensar que en algún momento la naturaleza seguirá su curso y se desprenderá, aunque cuenta la leyenda que esto no pasará hasta que siete hermanos se casen con siete hermanas de la zona, esperemos que cupido siga resistiéndose a hacer este trabajo ;-).

Hicimos turnos para quedarnos con el peque en la zona que hay antes de llegar a lo que es el mirador propiamente dicho y que es segura, para poder acercarnos mas al precipicio.  A pesar de que estaba lleno de gente la sensación de llegar a la meta y estar en un lugar tan mágico es indescriptible y  es de esas cosas que hay que vivirlas en primera persona para saber lo que se siente.

DSC_7571

Tengo que decir que yo no fui capaz de asomarme al precipicio, me parecía que lo realmente merecía la pena era disfrutar del sobrecogedor paisaje y del aura especial que se respira en este lugar, y no pasar un mal rato.

DSC_7568

El descenso se nos hizo algo más pesado porque la bajada por las escaleras de roca con la mochila era mas complicada y además a mitad del camino comenzó a llover (menos mal que no lo había hecho antes porque no hubiésemos podido disfrutar de las vistas desde arriba), con la lluvia todo el mundo empezó a bajar más o menos a la vez, con lo que había mucha gente en el sendero, y además tengo que decir con tristeza que ante estas circunstancias la gente que veía que íbamos con el bebé, en lugar de ceder el paso o echar una mano, aprovechaban para adelantar con malas formas. Esto pone de manifiesto que la mayor parte de las personas que hacen esta ruta no son senderistas ni montañeros, en los que sí que prima la solidaridad.  Aún así llegamos perfectamente al punto de partida, empapados, pero muy contentos y satisfechos por haber cumplido un sueño.

¿Habéis visitado algún lugar con el que habíais soñado durante mucho tiempo? o ¿Soñáis con viajar a algún sitio que incluso antes de conocerlo ya os parece mágico?

@rmoratalla

#noolvidestucantimplora

 

 

 

 

 

Anuncios

3 thoughts on “Mirador del Púlpito o Preikestolen ….sueño cumplido.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s